Guía para el lavado de manos

Subcomisión de Bioseguridad - AAM

El lavado de manos es el método más efectivo para prevenir la transferencia de microorganismos entre personas de la comunidad, personal de salud y pacientes.Provoca una disminución significativa de la portación de gérmenes en las mismas. También se ha comprobado que reduce la morbi-mortalidad por infecciones intrahospitalarias.

Existen tres tipos de lavado de manos:
• Lavado higiénico y social
Proceso para remover suciedad y microorganismos transitorios.
• Lavado de manos antiséptico
Proceso para remover o destruir microorganismos transitorios.
Usar solución jabonosa antimicrobiana, de amplio espectro, de acción rápida, no irritante, para uso frecuente.
Acción primaria: remover mecánicamente la suciedad y eliminar o matar la flora transitoria.
• Lavado de manos quirúrgico
Usar una solución jabonosa antimicrobiana, de amplio espectro, de acción rápida, no irritante, para reducir el número de microorganismos, incluyendo gran parte de la flora residente en la piel intacta.
Lavado de manos higiénico o social dentro de las instituciones de salud
El personal deberá lavarse las manos de forma regular y correcta.
Antes de lavárselas, es preciso quitarse las joyas. Los procedimientos de higiene sencillos pueden limitarse a las manos y a las muñecas.

Técnica
 Usar agua tibia y jabón común o detergente
 El jabón en barra debe ser pequeño, en lo posible trocitos de jabón para que después de cada lavado se desechen o bien, se cambie con frecuencia
 Mojar con agua, aplicar jabón o detergente, cubrir toda la superficie de manos y dedos, llegando hasta los pliegues de las muñecas. Formar espuma abundante y frotar por 10-15 segundos
 Lavar bien la zona interdigital
 Durante el procedimiento las manos deben estar hacia arriba alejadas de la vestimenta
 Para la higiene de las uñas se usará cepillo de manos o palillo de punta redondeada
 Enjuagar con abundante agua
 Secar con toallas de papel descartable
 Cerrar la canilla con la toalla descartable para evitar recontaminar las manos ya lavadas
 Descartar la toalla en recipiente con bolsa negra

¿Cuándo realizarlo?
• Antes y después de colocarse los guantes
• Antes de comenzar la tarea diaria
• Luego de estornudar, toser o ir al baño
• Antes de tocar los alimentos
• Antes y después de comer o dar de comer al paciente
• Cuando las manos estén visiblemente sucias
• Antes y después de realizar la limpieza del ambiente
• Al finalizar la tarea diaria
Pueden realizarse friegas con alcohol o alcohol en gel en las manos para descontaminarlas cuando estén ligeramente sucias y no se puedan lavar con agua y jabón.
Lavado con gel alcohólico
• Aplicar la solución alcohólica en cantidad suficiente para humedecer la superficie de manos y muñecas
• Distribuir por manos y dedos y friccionar palmas, dorsos y espacios interdigitales por 15 segundos
• Si hubiera suciedad visible, este tipo de lavado NO es efectivo, por lo que deberá realizarse un lavado con agua y jabón simple o antiséptico

Lavado de manos antiséptico
Técnica
 Usar agua tibia y aproximadamente 5 cc de jabón antimicrobiano líquido (iodopovidona o clorhexidina)
 Mojar las manos con agua, aplicar el jabón o solución jabonosa, frotar por 10 ó 15 segundos
 Cubrir toda la superficie de manos y dedos, llegando hasta los pliegues de las muñecas
 Para la higiene de las uñas se usará cepillo de manos o palillo de punta redondeada
 Enjuagar con abundante agua
 Secar con toallas de papel descartable
 Cerrar la canilla con la toalla descartable para evitar recontaminar las manos ya lavadas
Como alternativa, si no hay suciedad visible se puede utilizar una preparación alcohólica con un emoliente (es una alternativa al procedimiento de lavado antiséptico, pero no elimina la suciedad)
¿Cuándo realizarlo?
• Entre paciente y paciente
• Durante la realización de un procedimiento invasivo o toma de muestra, etc.
• Antes y después de curación de heridas
• Antes y después de la preparación de soluciones parenterales y /o su administración
• Antes y después de aspirar secreciones de vías respiratorias
• Antes y después de preparar, administrar y/o manipular sangre y sus derivados
• Antes de vestir ropa para cirugía
• Antes y después de medir la presión nerviosa central o monitoreo de presión intravascular
• Antes y después de manipular equipos de asistencia respiratoria mecánica, catéteres intravasculares , sondas vesicales

Lavado de manos quirúrgico
Técnica
 Lavar profundamente toda la superficie de manos y dedos, pliegues de las muñecas y antebrazo con solución jabonosa antiséptica y enjuagar
 Las manos deberán mantenerse hacia arriba y alejadas de la vestimenta
 Para la higiene de las uñas se usará cepillo descartable de manos o palillo de punta redondeada. El cepillo deberá estar preparado en envoltorio individual y estéril
 Colocar solución antiséptica luego de la higiene de las uñas. Frotar manos y antebrazos con cepillo o esponja descartable. Friccionar los mismos en los cuatro lados realizando el cepillado desde las manos hacia los codos
 Enjuagar con abundante agua
 Secar con compresas estériles
 Cerrar la canilla con el codo.En caso de no haber canillas para quirófano , cerrarla utilizando una compresa estéril o toalla descartable para evitar recontaminar las manos ya lavadas
 Descartar el cepillo o esponja en recipiente seco ubicado lejos de la pileta
 Considerar el tiempo total de lavado, con gluconato de clorhexidina, de 5 minutos antes de la primera cirugía y entre 2 a 4 minutos entre cirugías. Tiempos mayores lesionan la piel y menores no son efectivos

¿Cuando realizarlo ?
• Antes de cada procedimiento quirúrgico
• Colocación de catéteres
• Canalización
• Cirugías menores

¡ Piensa en Biofilms y acertarás !

Los biofilms se definen como comunidades de microorganismos que crecen embebidos en una matriz de exopolisacáridos y adheridos a una superficie inerte o un tejido vivo (Fig. 1)

Etapas de formación del Biofilm

La etapa inicial del proceso de formación del biofilm es la adherencia sobre la superficie (Fig. 2).

En bacterias Gram negativas (Pseudomonas aeruginosa, Vibrio cholerae, Escherichia coli, Salmonella enterica) se ha visto que los flagelos, las fimbrias de tipo I, IV y los curli son importantes para la etapa de adherencia primaria6. La motilidad parece que ayuda a la bacteria a alcanzar la superficie y contrarrestar las repulsiones hidrofóbicas. Sin embargo, aunque la motilidad ayuda al proceso no parece ser un requisito esencial, pues muchas bacterias Gram positivas inmóviles como estafilococos, estreptococos y micobacterias son capaces de formar biofilm. En el caso de las bacterias Gram positivas se ha descrito la participación de proteínas de superficie (AtlE, Bap, Esp) en esta primera etapa de adherencia primaria. Una vez que la bacteria se ha adherido a la superficie, comienza a dividirse y las células hijas se extienden alrededor del sitio de unión, formando una microcolonia similar a como ocurre durante el proceso de formación de colonias en placas de agar.

En una etapa posterior la bacteria comienza a secretar un exopolisacárido que constituye la matriz del biofilm y forma unas estructuras similares a setas (mushrooms) entre las cuales se observa la presencia de canales. La composición del exopolisacárido es diferente en cada bacteria y varía desde alginato en P. aeruginosa, celulosa en S. typhimurium, un exopolisacárido rico en glucosa y galactosa en V. cholerae, poly-N-acetilglucosamina en S. aureus, etc. Además, estudios recientes han puesto de manifiesto que incluso una misma bacteria, dependiendo de las condiciones ambientales en las que se encuentre, puede producir distintos exopolisacáridos como componentes de la matriz del biofilm. Así, algunas cepas de P. aeruginosa son capaces de producir además de alginato un polisacárido rico en glucosa que forma una película en la interfase medio aire al que se ha denominado “Pellican”.
Finalmente, algunas bacterias de la matriz del biofilm se liberan del mismo para poder colonizar nuevas superficies cerrando el proceso de desarrollo de formación del biofilm. La liberación de las bacterias desde el biofilm es el proceso que menos se conoce. En el caso de Staphylococcus aureus se ha descrito un proceso de variación de fase producido por la inserción reversible de un elemento de inserción (IS256) en el interior del operón (icaADBC) responsable de la síntesis del exopolisacárido del biofilm. El proceso de inserción del elemento parece ocurrir aleatoriamente en la población con una frecuencia de 10-6 y produce bacterias deficientes en la síntesis del exopolisacárido y por tanto deficientes en la formación del biofilm. Esto permite a la bacteria mantener un pequeño porcentaje de la población incapaz de sintetizar el exopolisacárido y poder escapar del biofilm. Como la inserción es un proceso reversible, el salto del IS desde el operón ica provocará una nueva variación de fase. Otra alternativa descrita en S. aureus consiste en la obtención de variantes deficientes en la formación del biofilm debido a la eliminación de una isla de patogenicidad que contiene elementos esenciales para el proceso de formación del biofilm. En Actinobacillus actinomicetecomitans se ha descrito una actividad enzimática, denominada dispersina que degradan de forma específica el exopolisacárido de la matriz del biofilm. La presencia en distintos genomas de hipotéticas proteínas (endoglucanasas), que podrían ser responsables de una función similar, sugiere que la degradación controlada del exopolisacárido puede representar un mecanismo controlado de liberación de bacterias del biofilm
.

Biofilms e infección

Aunque normalmente se asocian los biofilms bacterianos con procesos infecciosos, es necesario señalar que algunos biofilms tienen un papel protector. Así, los biofilms de lactobacilos presentes en la vagina fermentan el glucógeno producido por las células epiteliales al ser inducidas por los estrógenos, produciendo ácidos que disminuyen el pH vaginal y previenen de esa manera la colonización por microorganismos patógenos. La desaparición de este biofilm con la consiguiente neutralización del pH suele venir acompañada del desarrollo de microorganismos patógenos como Gardnerella vaginalis y otros microorganismos anaerobios. Otro ejemplo de biofilms beneficiosos lo constituye los biofilms formados sobre la superficie de los dientes, que protegen frente a la colonización por otros patógenos exógenos. Este biofilm suele estar compuesto en una persona por 20-30 especies bacterianas distintas, entre las que invariablemente destacan en número los estreptococos y Actinomyces spp. Las bacterias de la placa dental viven en equilibrio mientras las condiciones externas se mantengan constantes. Una persona que consuma muchos alimentos o bebidas ricas en azúcares, favorecerá el desarrollo de especies bacterianas que fermentan los azúcares, desequilibrando la población bacteriana y favoreciendo el desarrollo de especies como Streptococcus mutans y Lactobacillus spp., que producen ácidos que disuelven el esmalte protector de los dientes. La consecuencia final es el desarrollo de las dos infecciones más prevalentes en el hombre, la caries y la periodontitis.
Junto al papel beneficioso de los biofilms bacterianos, existen numerosas evidencias epidemiológicas que relacionan los biofilms con distintos procesos infecciosos (Tabla 1)
.La infección asociada a tejido dañado-cuerpo-extraño-biomaterial incluye una serie de características comunes:1. Colonización de sustratos por bacterias adhesivas formadoras de biofilm.2. Presencia de un biomaterial, tejido dañado, o sustrato de tejido relativamente acelular.3. Iniciación de infección por pequeños inóculos bacterianos.4. Resistencia mediada por el biofilm bacteriano a los mecanismos de defensa del huésped y a la terapia antibiótica.5. Infecciones causadas con mucha frecuencia por Staphylococcus aureus, Staphylococcus epidermidis y Pseudomonas aeruginosa.6. Infecciones persistentes por resistencia al tratamiento antimicrobiano.7. Presencia de inflamación, tejido celular dañado, y necrosis en la interfase tejido-implante (zona fibroinflamatoria, inmunoincompetente) generado por partículas debridadas del biomaterial.8. Alteración de la respuesta mediada por células y posiblemente humoral del huésped por la presencia del biomaterial y bacterias.

La cirugía e implantación de biomateriales desorganizan la respuesta del huésped y los mecanismos inmunes. Las superficies de los biomateriales y las partículas debridadas aumentan la susceptibilidad a la infección, activan las defensas del huésped y estimulan la liberación de mediadores inflamatorios, citoquinas, radicales oxígeno, y enzimas lisosomales, resultando en daño proteico tisular e inflamación crónica. El daño tisular puede ser posteriormente agravado por actividades bacterianas y toxinas. El exopolisacárido bacteriano también causa perturbación de la respuesta del huésped. El exopolisacárido de S. epidermidis parece inhibir la blastogénesis de las células B y T, la quimiotaxis de leucocitos, opsonización, y quimioluminiscencia y aumentar la virulencia en ratones. Además, en presencia de implantes poliméricos colocados en cavidades peritoneales, los neutrófilos exhiben un potencial bactericida y fagocítico disminuido y una producción de superóxido reducida.

Fuente: Bacterial biofilms and infection
I. Lasa1, J. L. del Pozo2, J. R. Penadés3, J. Leiva21. Laboratorio de Biofilms Microbianos. Instituto de Agrobiotecnología. Universidad Pública de Navarra-CSIC. Pamplona.2. Servicio de Microbiología. Clínica Universitaria de Navarra. Pamplona.3. Departamento de Química, Bioquímica y Biología Molecular. Universidad Cardenal Herrera-CEU. Moncada. Valencia.